Navegar en kayak

21 Jul 2019 | 2019, Documentos, Kayak | 3 Comentarios

Hola a todos.
A continuación os relato nuestra primera experiencia sacando el kayak al mar por primera vez.
Participamos Jota y un servidor.

Nos embarcamos en esta aventura hace cosa de un mes, cuando tomando una cerveza, empezamos a hablar sobre los kayak, era algo que a los dos nos apasionaba hacia tiempo, pero debido a la inversión a realizar nunca nos lo planteamos, así que empezamos a investigar por multitud de webs, viendo marcas, precios, equipos necesarios y muchas cosas más.

Después de darle muchas vueltas y buscando los equipos y kayak de mejor relación calidad-precio y hacer muchas cuentas vimos que podíamos permitírnoslo aunque fuese financiándolos, nos decidimos y nos fuimos a la tienda que escogimos, donde en la misma tarde hicimos el pedido.
Teníamos claro que la seguridad era lo primero, así que aparte del kayak que viene con su correspondiente pala, asiento y pedalera, también adquirimos un buen chaleco, una radio para emergencias y un silbato.
También adquirimos carrito para transporte, soportes para transporte en la baca del coche, etc.

También compramos en otros lugares, cuerdas para que todos los equipos vayan sujetos, por si volcamos, una gorra que también cubre nuestro cuello, cuerda para coger las gafas de sol, importante la crema solar y una botella con corcho para que se mantenga el agua el mayor tiempo posible fresca, ademas de una bolsa estanca donde llevaríamos la cartera, llaves, móvil, es decir todo lo de importancia que no queremos que se moje si nos vamos al agua.

Intentamos ir el primer domingo después de adquirir todos los equipos, pero el viento de fuerza cuatro y para la primera vez, decidimos posponerlo.
Una vez hubo mejorado el tiempo nos decidimos una tarde de sábado que estaba el mar como dicen hecho un plato.

Cargamos los equipos y a la playa, he de decir que mi primera experiencia no fue muy agradable, ya que al intentar subirme por primera vez en la orilla, una pequeña ola, me dio un revolcón a mi y al kayak, una vez repuesto, nos hicimos a la mar, remando para salir de las olas de la orilla, una vez pasado este tramo, pusimos nuestras pedaleras y bajamos los timones.
Jamás pude imaginar que las pedaleras nos movieran tan rápido, con mucho menos esfuerzo que la pala, llegando a una velocidad que sería muy difícil de alcanzar con la pala.

Una vez nos alejamos de la zona de bañistas, empezamos a probar nuestra estabilidad sobre los kayak, hicimos muchas pruebas, como la de ponerse de pie, llegar a la tapa de proa, girarse para llegar a la zona portaobjetos tras nuestro asiento, poner los pies a un lado del kayak y fuera de este, etc.

Una de las pruebas fundamentales que tuvimos que realizar fue no caernos, pero en alguna ocasión, no tuvimos éxito.
He de comentaros que mientras tu cuerpo mantenga el equilibrio, es decir que sigas recto en vertical aunque el kayak se balancee hacia los lados, es difícil que este vuelque, tal como estaba el mar, sin embargo nos confiamos acomodándonos en el asiento y por un momento pensamos que estábamos en la silla de casa, gran error, ya que al balancearse el kayak, nosotros también lo hicimos, con lo que una pequeña olita nos volcó el kayak y nos mando al agua.
La otra prueba que tuvimos que superar es como volver a poner el kayak a su posición habitual, esto lo hicimos yéndonos a la parte trasera, ya que es la que mas peso suele llevar y ayudándonos de uno de los agujeros de autovaciado, pudimos girarlo a su posición, luego vino la mas difícil.

Esta consistía en volverse a subir al kayak, una gran hazaña por ser la primera vez.
Os indicare brevemente la forma de hacerlo, pero lo mejor para saber como hacer esta y las anteriores cosas, es ver muchos videos.
Seria importante que el kayak tuviera una linea de vida, en nuestro caso tiene un asa para transportarlo en ambos lados.
Hay que ponerse a un lado del kayak, a mediación del mismo, una vez preparado hay que saltar para coger el otro lado del kayak, rápidamente hay que empujarlo hacia nuestro vientre, echando nuestro cuerpo encima del kayak, en varias ocasiones los intentamos, pero se volvía a volcar, ahí recordé unos de los videos que había visto, en ese ultimo momento, lo que había que hacer es patalear con las piernas en el agua los mas altas posible, lo que hace que nos de el ultimo empujón para subirnos.

Después de todas estas pruebas decidimos alejarnos navegando, ya a un kilómetro de la costa aproximadamente, decidimos descansar un rato, disfrutando del silencio y relax que producía el agua al chocar contra el kayak ademas de los balanceos.
Tras tres horas de gran diversión nos dispusimos a volver a la costa y recoger los kayaks.

Al volver hay que tener muy claro desde donde saliste, por lo que al irse alejando hay que mirar de vez en cuando nuestro punto de partida, ya que si no lo haces y no tienes GPS, la vuelta podría ser muy complicada, ya que puedes sin saberlo haberte desplazado varios kilómetros del punto de salida.

Disfrutamos mucho nuestra primera salida, también aprendimos muchas cosas que ignorábamos, ya estamos algo mas preparados y aunque me gustaría salir a pescar ya, creo que antes deberíamos de hacer un par de salidas como esta.

Espero que os guste y os sirva de ayuda

 

 

Estas son algunas de las imágenes de la jornada.

3 Comentarios

  1. Jota

    Si señor, nos lo pasamos bomba, me encanta el estar en alta mar y disfrutar de la tranquilidad y relax, poder moverme a esa velocidad con la pedalera, en definitiva es trabajoso el cargar y descargar los kayak y demás, pero tiene su recompensa yte carga las
    pilas, sin duda estoy encantado

    Responder
  2. lolo

    Genial, estoy deseando poder salir con vosotros. Me alegra mucho vuestra nueva experiencia, un saludos y buena pesca.

    Responder
  3. Jota

    Buenas tardes, hemos realizado varias salidas en kayak y cada día que salimos estoy mas encantado con el, la pesca en kayak reúne varias de mis aficiones juntas, la de remar, pedalear o simplemente pasear haciendo algo de ejercicio en mitad del mar y la de la pesca que hasta ahora era la del surfcasting y que lógicamente tengo abandonada; es verdad que tiene algo de tarea el transportar los kayak a la playa y todo el material necesario para la pesca pero en definitiva solo es un poco mas que el surfcasting, con una gran diferencia, que es, el gozo de estar a varias millas de la costa sin un ruido que te moleste salvo el de alguna pequeña ola rompiendo con tu embarcación y el de alguna gaviota cuando pasa cerca de ti, se siente paz, tranquilidad, en definitiva te sientes en la gloria, recargas energía después de una jornada en el mar, aparte de pescar con mas facilidad piezas de mayor tamaño, así que seguiré mucho tiempo practicando este deporte siempre que pueda, me escapo cada vez que puedo aunque tenga que madrugar y después trabajar por la tarde, merece la pena, si alguna vez tenéis la ocasión de probar esta experiencia, no lo dudéis, no os arrepentiréis, un saludo a todos.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparte este artículo:
Twitter
Visit Us
Follow Me
YouTube
YouTube
INSTAGRAM
RSS
Twitter
Visit Us
Follow Me
YouTube
YouTube
INSTAGRAM
RSS
error: Este contenido está protegido !!